Telefono(669) 982-19-64 y 981-26-89

Quien no esta preparado hoy
lo estará menos mañana

REFLEXIONES EJECUTIVAS

ATRAPADOS EN EL FANGO DE NUESTRO PROPIO EGO MERCANTILISTA

Los humanos somos víctimas de nosotros mismos, al grado de encontrarnos atrapados en un iwc pilot replica lodazal producto de nuestras imprudencias, orgullo desenfocado, y la ambición nutrida por adelantos tecnológicos, redes sociales, y medios masivos de comunicación, junto con un comportamiento liberal exagerado en un mundo con reglas, y la soberbia que engendra el poder mal entendido en cualquiera de las esferas de la sociedad. Sumergidos en la creencia de que el dinero y el poder lo son todo y que son la fuente de la felicidad, ha ocasionado que este mundo se encuentre en un remolino desastroso que no ha permitido que la nación más poderosa del mundo, U.S.A., retome su rumbo exitoso y que la segunda, China, ahora se desmorone ante la vista incrédula de los expertos financieros más destacados del orbe. A mí nada de esto me parece extraño, porque desde hace tiempo que reflexiono sobre cómo el mismo ser humano cada día va cavando su propia tumba, ante la pérdida de los valores fundamentales y la falta de capacidad para controlar el rápido avance del autogobierno en las personas, más allá de una autosuficiencia inteligente, apabullada por la desobediencia cívica y atrapados en la práctica más denigrante y destructiva de la moral que es la corrupción, manifestada impúdica y abiertamente en “mordidas”, moches, compadrazgo, amiguismo, clientelismo, favoritismo, engaño, extorsión, autoritarismo, prepotencia, impunidad, cobrar sin trabajar, etc. Entrados en problemas económicos, a los que no se les ve solución alguna, cada quien se rasca con sus propias uñas, sin importar si infringe leyes, porque el fin justifica los medios, tratándose de sobrevivir en una sociedad donde sin dinero no se puede obtener nada. ¿Vivimos en una ley de la selva, donde sólo sobrevive el más fuerte y el más astuto, porque no nos queda de otra? Esto provoca que todos nos vendamos al precio que sea con tal de tener el dinero para satisfacer todo tipo de necesidades, aún las más superfluas, al grado de ver como el mercantilismo aparece, de una u otra forma, en cada transacción, dudando de la honestidad de los fabricantes, y proveedores de servicios. ¿Si ya sabemos que el dinero es lo que permite obtener todos los satisfactores primarios y no, por qué nunca se diseñó un modelo económico que soportara esto? Algo se puede hacer para quedar fuera de esta peste y poder vivir dignamente sin tener que preocuparse por el dinero que se ha de ganar para comer mañana. Aún y con todo este embrollo de problemas económicos y sociales, hay muchas personas, empresas y naciones que están buscando la forma de salir delante de una manera justa y ordenada. Tony Schwartz, fundador de The Energy Project, en un estudio de 20,000 empleados en Estados Unidos obtuvo los siguientes resultados ante la pregunta ¿Por qué nos sentimos abrumados en el trabajo? Sentirse así no nos permite pensar con claridad para encontrar solución a los problemas o innovar para mejorar. Su estudio, swiss replica watches realizado en colaboración con Harvard Business Review, reveló lo que está ausente en más del 50% de los empleados encuestados: Tiempo para el pensamiento creativo o estratégico, posibilidad para centrarse en una cosa a la vez, oportunidades para hacer lo que más les gusta, oportunidades de aprendizaje y crecimiento. Más del 40% de los empleados tampoco tenían: Energía positiva en general, posibilidad para equilibrar el trabajo y la familia, y posibilidad para desconectarse del trabajo. Estas son las causas de por qué nuestro vecino del norte no puede crecer, y aterradoramente podemos atribuirlas a los mexicanos, pero en mayor proporción. Como trabajadores, empleadores, o como gobernantes o legisladores, debemos hacer de modo inteligente lo justo, para que podamos salir delante de manera próspera y sustentable. Las maneras se encuentran resumidas en el párrafo anterior, sólo es cuestión de querer y de hacer sana conciencia.