Telefono(669) 982-19-64 y 981-26-89

Quien no esta preparado hoy
lo estará menos mañana

REFLEXIONES EJECUTIVAS

¿QUÉ HAY DETRÁS DE LAS CIFRAS ALEGRES DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA?

Desconozco por qué todos los presidentes de la República tienen que causar lástima, aprovechando cualquier evento, para demostrar que están haciendo bien su trabajo, y mencionan las estadísticas que indican crecimiento, o disminución, según sea el caso, convirtiéndose en voceros de sí mismos, como pidiendo clemencia a la ciudadanía, para que les creamos; y sí, ante una cifra dura del INEGI, por ejemplo, qué podemos hacer: creerla, y valorarla para ver en qué nos sirve. Según el Presidente, durante su administración se han afiliado al IMSS más de un millón de trabajadores, y que es gracias a las reformas que él impulsó,Rolex Replica Watches pero, ¿cómo saberlo? La gente se emplea porque necesita el trabajo para sobrevivir, con reformas o sin reformas. Además, es lógico que crezca el número porque la población creció y hay más demanda de trabajo y más oferta del mismo, pero eso tampoco quiere decir que ya por tener seguridad social salieron de la pobreza o de sus problemas económicos. Una gran cantidad de trabajadores prefieren pagar una consulta privada que acudir al IMSS por el mal servicio que brinda, y no porque ellos quieran dar mal servicio, sino porque esta institución no tiene la capacidad para atender a tanta gente con problemas de salud diferente. Qué bueno que se hayan afiliado ese número de trabajadores, y qué bueno que tengan resuelta su seguridad social. Igualmente sucede con la cacareada despetrolización de la economía mexicana. Esta noticia en lugar de causar gusto nos debe causar pánico. ¿Entonces, para qué la reforma energética? El secretario de Hacienda lo ha manifestado en diversas ocasiones. La realidad es que como vaca lechera, exprimieron a PEMEX mientras se pudo, beneficiando a la economía mexicana, efectivamente, pero ese recurso no renovable, y que aún no se nos acaba, nunca lo supieron explotar con inteligencia, productividad, y visión de futuro, vendiéndolo sólo en su estado bruto, por ser más fácil, y no industrializado que es lo que deja realmente una mayor riqueza. Hoy, la economía mexicana se despetroliza, porque el valor del petróleo cayó en momentos muy inconvenientes para nuestro País. Como dice el dicho popular, “al perro más flaco se le suben todas las pulgas.” ¡Pobre México! Pero, todos tenemos la culpa. Yo creo, que no se trata de despetrolizar, sino de eficientar, lo que ha sido la fuente garantizada de riqueza en nuestro país por décadas; pero la ambición es lo que jamás permitió que esta noble industria realmente fuera el pilar sustentable que nos sacara del apuro en cualquier contingencia o crisis económica. Están en un grave error si piensan despetrolizar la economía mexicana. ¡No! México debe seguir manteniendo al petróleo como uno de sus principales baluartes, y además debe desarrollar otros sectores productivos, como debió haberse hecho desde hace años. En México, todos, empresarios y gobiernos, debemos desarrollar todos los sectores en general, para tener una economía sana, y no tener que depender de nadie cuando haya una debacle económica. Debemos estar atentos a lo que pasa en el mundo, no sólo en cuanto a problemas, sino en lo referente a innovaciones, para siempre estar a la vanguardia. Como muestra de esto, cito lo que en la actualidad hace el Gobierno de Suecia, planeando gastar un extra de 488 millones de euros en su presupuesto de 2016 para potenciar el uso de energías renovables y dar los primeros pasos para conseguir un ambicioso logro: ser la primera nación en la historia que deja de depender de los combustibles fósiles en 2050. En la actualidad, el país escandinavo obtiene dos tercios de toda su energía de fuentes renovables, de las centrales nucleares y de la explotaciones hidroeléctricas. La intención de sus políticos es que el país potencie la energía solar y la eólica. Para conseguirlo, los presupuestos del año que viene prevén un aumento sustancial en los impuestos derivados de la gasolina y el carbón. En cuanto otros países sigan este ejemplo, los precios del petróleo se irán a la baja, haciendo incosteable su explotación, cosa que ya está ocurriendo, lo que es la causa principal de que México no esté teniendo buenos ingresos en este sector, y no porque el Gobierno federal esté “responsablemente” despetrolizando la economía mexicana. Dejó de ser un ingreso importante porque entran menos dólares por su venta.